ORIZABA.-  El ayuntamiento de Orizaba que encabeza Igor Fidel Rojí López se caracteriza por ser represor, lejos de realizar un limpieza profunda y correcta de las áreas comunes como son parques y oficinas públicas en donde la actividad no se puede parar, se usa la fuerza pública para amedrentar a la población, lo anterior al desaprobar la detección por parte de los elementos de la Policía municipal del médico Joaquín Hernández González.    

El analista político, Canek Arenzano Altaif dejó en claro que el problema, “no radica en la Policía municipal, radica en el grupo político empresarial” que se encuentran en el poder.

“Es el sistema instaurado represivo, se trata de la forma de operar de todo ese grupo, ellos andan en esa dinámica y es un golpe en contra de todos los ciudadanos y en su momento fueron los hijos del maestro y que resultaron asesinados y ahora con el caso del doctor demuestra que siguen actuando de la misma manera”, opinó. 

Indicó que no hay sensibilidad para el trato de los orizabeños, pues con el pretexto de poner orden y progreso y agregó: “me preocupa que el presidente municipal, Igor Fidel Rojí López, se conduzca con un doble discurso, ya que el doctor Joaquín le abrió las puertas de su casa sin conocerlo, con motivo de las fiestas decembrinas”, dijo.