La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) negó el sábado haber recibido “presión” política para aprobar una primera vacuna contra el covid-19, la propuesta por Pfizer-BioNTechy, y relativizó los riesgos asociados a las “alergias graves”.

Hacia la media noche del viernes, la FDA emitió una autorización de emergencia para el uso de dos dosis de la vacuna, después de que el diario The Washington Post asegurara que la Casa Blanca amenazó con despedir al jefe de la agencia si no actuaba ese día.