España.-  Europa vivía un sábado sofocante, en el sexto día de una “ola” de calor que ha provocado temperaturas récord en el Continente, ocho muertos en tres países, grandes incendios y picos de contaminación. La canícula, inédita para un mes de junio por su amplitud y precocidad -antes de los meses más calurosos en el hemisferio Norte, julio y agosto- ha costado la vida a ocho personas: dos en España, dos en Italia y cuatro en Francia.