La Navidad

Tras evaluar la situación de las inundaciones en Tabasco, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que su entidad natal “la va a librar”, pues hay señales de que no se tendrá una situación más grave.

Explicó que en la presa “Peñitas” el desfogue planeado de 2 mil 500 metros cúbicos por segundo se redujo a mil 800, y que ha dejado de llover en la zona cercana a esa presa.

“Cambió mucho la situación de unas horas. A las 7:00 que tuve el último reporte y tomé la decisión de cancelar mi gira y venir a Tabasco, estaba más grave la situación, sobre todo por el llenado de la presa de Peñitas. Ahora el reporte de la tarde ya no está lloviendo igual y ya hay más posibilidades de controlar la presa… decirles que la vamos a librar, así lo veo. En horas, tengo ya un diagnóstico de la situación y por eso puedo decir que vamos a ir saliendo, resolviendo el problema”, planteó el titular del Ejecutivo en rueda de prensa en Villahermosa en compañía del gobernador Adán Augusto López.