El Presidente saliente de EU, Donald Trump, firmó este martes un decreto con el que busca aplicar su doctrina de “Estados Unidos primero” a la pandemia, al declarar que los estadounidenses deberían tener acceso prioritario a las vacunas de la COVID-19desarrolladas en su país.

Trump rubricó el decreto durante una cumbre en la Casa Blanca centrada en la vacuna de la COVID-19, celebrada dos días antes de que la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EU (FDA, en inglés) se reúna para evaluar si aprueba la vacuna desarrollada por la farmacéutica Pfizer y su socia alemana BioNTech.

“Queremos asegurar que los ciudadanos estadounidenses tengan prioridad para recibir las vacunas estadounidenses, y luego empezaremos a trabajar con otros países” para ayudarles a conseguirlas, dijo Trump antes de firmar la orden.