El Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, reafirmó este miércoles que busca prohibir, no sólo regular, la subcontratación laboral o el “outsourcing“, al considerar que permite la evasión fiscal de “mucho más” de 21 mil millones de pesos (casi 990 millones de dólares).

“Ya lo intentamos, pero hay quienes no ayudan. Son de esas decisiones en donde pagan justos por pecadores. Hay muchos empresarios responsables, pero hay otros y en sentido estricto ni siquiera son empresarios, son coyotes, traficantes de influencias”, afirmó en su rueda de prensa matutina.

El actual Gobierno mexicano ha integrado desde enero pasado un grupo intersectorial para combatir la subcontratación irregular, un esquema que presuntamente resultó en 380 mil despidos en 2019.