Tokio.- El Parlamento japonés promulgó este miércoles una ley para cubrir íntegramente los gastos de la vacunación de sus residentes contra la COVID-19, en un momento de creciente expectación sobre las candidatas mientras aumentan los contagios.

La Cámara Alta aprobó de forma unánime el proyecto de ley para revisar la normativa actual sobre vacunación, meses después de que el Gobierno nipón iniciara las gestiones con el fin de asegurarse vacunas para toda la población, unos 126 millones de personas.

Japón llegó a un acuerdo con las farmacéuticas estadounidenses Pfizer y Moderna y con la británica AstraZeneca, responsables de las tres candidatas más prometedoras, para recibir dosis suficientes cuando la desarrollen con éxito.

El Gobierno ha destinado para ello un presupuesto de 671 mil 400 millones de yenes (5.450 millones de euros/6.380 millones de dólares).

La ley, a cuyo texto ha accedido la agencia local Kyodo, no aclara si los residentes no japoneses del archipiélago estarán cubiertos por la gratuidad, pero funcionarios del Ministerio de Salud indicaron que esperan que así sea, como ocurre con otras vacunas que se administran de forma gratuita en el país.

Aunque el texto legal recomienda encarecidamente la vacunación, se permitirá a las personas el negarse a recibirla si la eficacia y seguridad no están suficientemente demostradas en el momento en el que se apruebe su administración.

En el caso de que la vacuna cause efectos secundarios graves, el Gobierno japonés se hará cargo de los costes de los gastos médicos, compensación o pensión pertinente, en lugar de los proveedores, tal y como se adelantó en agosto.

El Parlamento de Japón también aprobó hoy extender al menos hasta febrero la normativa que permite al Gobierno exigir cuarentena a quienes dan positivo en COVID a su llegada al país, una medida que estaba inicialmente prevista que expirase a finales de 2020.