Un hombre que se cree pertenece a un grupo islámico radical hirió a puñaladas el jueves al Ministro indonesio de Seguridad, a un jefe de policía local y a otra persona, informaron las autoridades.

El Presidente Joko Widodo dijo que el sospechoso era un terrorista y exhortó a la gente a ayudar a combatir el radicalismo tras el ataque contra el Ministro de Seguridad Wiranto en la provincia occidental de Banten, donde las autoridades dicen que hay milicianos musulmanes.

El ataque ocurrió cuando falta más de una semana para que Widodo preste juramento por su segundo mandato de cinco años.