Frente a la política antiinmigrante de la administración de Donald Trump, voluntarios en los estados de Colorado y Wyoming organizaron una Red de Respuesta Rápida (CORRN) para asesorar a indocumentados, a fin de que defiendan sus derechos.

El grupo, que consta de 100 personas, incluye abogados, economistas y arquitectos. Todos, con el objetivo de ayudar a los inmigrantes y evitar que incurran en errores al enfrentar al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos.

“Estamos tratando de evitar lo más posible que nuestra gente sea sorprendida por las autoridades para arrestarla y deportarla”, dice Ben Monterroso, uno de los miembros de la red.

El grupo organiza eventos y asesorías, pero también distribuye volantes indicando a la población indocumentada de los dos estados qué hacer en caso de que las autoridades migratorias se presenten en sus trabajos u hogares. “No abras la puerta”, es uno de los consejos con los que la CORRN recuerda a los migrantes que el ICE no puede irrumpir en una casa sin orden de cateo.