El Capitolio de Estados Unidos iniciará el martes el juicio político al Presidente del país, Donald Trump, un proceso disputado que arrojará un fallo sobre sus acciones en Ucrania mientras los estadounidenses se forman su propio veredicto en el arranque de un año electoral.

El legado de la Presidencia de Trump y el sistema de equilibrios y garantías estadounidense estarán en juego cuando el Senado vuelva a reunirse con el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, al frente de un inusual proceso de juicio político y los senadores prometiendo “justicia imparcial”, en un clima de división política en el país.

El primer desafío para el Tribunal llegará a mediodía del martes, con el inicio de una sesión en la que se votarán las normas del debate propuestas por el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell.