Los bomberos batallaban para contener tres incendios forestales cerca de Los Ángeles el sábado, al tiempo que los meteorólogos advirtieron que el riesgo de nuevas llamas es alto ante el pronóstico de un incremento de temperatura y una caída en los niveles de humedad en todo California.

Un enorme incendio que ocasionó desalojos al norte de Los Ángeles se reavivó alrededor del mediodía, enviando una nube de humo a su paso hacia una zona de maleza seca y abundante en el Bosque Nacional Ángeles.

Si bien el fuego se dirigía a zona boscosa, las autoridades mantuvieron en vigor las órdenes de desalojo para el oeste del Valle Antílope debido a que los erráticos vientos pronosticados podrían dirigir las llamas hacia una zona habitacional, indicó el vocero de bomberos Jake Miller.

Cuadrillas de bomberos lograron frenar el fuego en suelo desértico al momento de llamear la tarde del viernes. En un momento dramático, varios bomberos huyeron corriendo tras ser embestidos por un toro de cuernos largos que al parecer escapaba del incendio.

El Incendio Lake se hallaba contenido apenas en un 12% al sábado por la mañana, y después de amenazar más de 5.400 hogares, había arrasado con más de 59,5 kilómetros cuadrados (23 millas cuadradas) de arbustos y árboles. Funcionarios de bomberos señalaron que 21 estructuras han sido consumidas por el fuego, incluyendo al menos cinco viviendas.