Luego de su evolución favorable y realizar una segunda prueba COVID-19, con resultado negativo, la titular de la Oficina de Representación del Instituto Mexicano del Seguro Social, Célida Duque Molina, se reincorporó a sus labores, de manera presencial.

La titular del organismo hizo un llamado a los trabajadores del IMSS, que fueron incapacitados con diagnóstico positivo de COVID-19, para que acudan al servicio de Salud en el Trabajo para que su incapacidad sea calificada su incapacidad como riesgo laboral. 

“Los trabajadores del Seguro Social son nuestra prioridad, por esta razón hemos diseñado un programa para dar seguimiento a su evolución con un enfoque integral”, destacó Duque Molina.

A través de áreas de áreas multidisciplinarias de las unidades, se fomenta en los trabajadores activos el autocuidado de la salud, así como estrategias sobre el manejo de estrés.

 De igual forma, para los trabajadores que se encuentran en aislamiento domiciliario, se implementan técnicas de atención y apoyo emocional.

“Este programa, ya es aplicado en los hospitales de Coatzacoalcos y Minatitlán, con excelentes resultados, y en breve se aplicará en las demás unidades médico hospitalarias”, detalló la titular de la Oficina de Representación.