Orizaba.- El abandono parece ser el sello característico de las obras que hace Transmilenia, propiedad de Fidel Kuri Grajales, y ahí está la muestra en la carretera de Nogales, también la dejó abandonada, es un reclamo desde el 2013.

 

Obra de asfaltado de un tramo que implicaba 80 millones de pesos autorizados por el Gobierno del Estado, ahí se quedaron y fue desde el 2008 siendo todavía diputado que surgieron reclamos, pero todo en eso quedó.

 

Los informes periodísticos dieron cuenta que la señora Silvia Figueiras fue arrollada por un autobús mientras caminaba por aquella obra que era un desastre, perdió la vida la mujer mientras intentaba recoger a su hijo en la escuela, la obra en mal estado cobró una vida lamentablemente.

 

Mientras, el entonces diputado seguía en la Ciudad de México con supuestos planes de promover obras para la zona y haciendo reclamos al Gobierno del Estado y a la Federación, pero todos eran meros intereses personales.

 

Aprovechaba, a través de su denominado grupo Marea Roja, su influencia para controlar  a los municipios de la sierra para enemistarlos con sus vecinos del estado de Puebla, en La Perla aconsejó reiteradamente a las autoridades dinamitar depósitos de agua, con tal de no compartirla con las familias poblanas que requerían del servicio.

 

En cambio, la carretera a Nogales, paso obligado para miles de usuarios de la zona conurbada, la dejó en el abandono, lo que provocó innumerables problemas.