ElBuenTono

Región.- Casas destechadas, árboles caídos, inundaciones en caminos y alarma de la población provocaron los aguaceros que han caído en territorio oaxaqueño en los últimos días.
En Rancho Tablas, un árbol de más de 10 metros de altura fue arrancado desde raíz por las fuertes rachas de viento y el Rancho Los Reyes, la capilla de la Virgen María fue destechada.

Personal de Protección Civil Municipal de Cosolapa y Acatlán de Pérez Figueroa atendieron las llamadas de auxilio y hasta el momento no existe un informe oficial sobre el número de incidentes registrados en los dos municipios.
Para algunos pobladores, sus casas se destecharon por las fuertes rachas de vientos, pero no se registraron tragedias… “se cayeron algunos árboles, pero no cerraron caminos”, reconocieron.
Los incidentes se registraron en las últimas horas, en comunidades y localidades de Cosolapa y Acatlán de Pérez Figueroa a consecuencia de las fuertes lluvias y rachas de viento.

Superiberia