La pandemia de COVID-19 ha impulsado el home office y el acceso a sistemas y recursos corporativos desde redes domésticas poco seguras; por ello, el año próximo se podría ver una “proliferación” de ciberataques “hiperpersonalizados“.

Esa es una de las tendencias para 2021 que prevé la firma de seguridad de la información Ciberark, así como el aumento de vídeos ultrafalsos o deepfakes dirigidos a empresas.

Las condiciones generadas por la COVID-19 han provocado una aceleración de las iniciativas digitales en todas las industrias y han impulsado, en pocos meses, tecnologías que se hubieran desarrollado en cinco años, para ayudar así a la productividad y continuidad de los negocios.