Cientifícos chinos diseñaron, a través de nanotecnología y plegando moléculas de ADN, lo que denominan “el caballo de Troya”, más delgado que un cabello y que libera “asesinos” para combatir a los tumores cancerígenos, informó el medio oficial Xinhua.

Toda la sangre, el oxígeno y la energía se transmiten a las células cancerosas a través de los vasos sanguíneos, por lo que el objetivo es bloquear, con este nanorobot, los vasos que alimentan los tumores para eliminarlos.