Por primera vez fueron colocadas vallas metálicas al momento de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador arribó al Aeropuerto de Puerto Vallarta, Jalisco, para guardar la “sana distancia” por la propagación de COVID-19.

“Bienvenido a su casa”, le gritan algunas personas que lo estaban recibiendo pero que en esta ocasión no pudieron estar cerca del mandatario.

López Obrador bajó de su vuelo para dirigirse a una camioneta que le esperaba a las afueras del aeropuerto en donde se colocaron vallas metálicas para evitar que la gente tuviera contacto con el Presidente.