La Cruz Roja Mexicana en colaboración con empresas privadas instaló un hospital de campo en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) para atender a pacientes enfermos de COVID-19.

En el área de estacionamiento del INER fue instalada la unidad móvil que cuenta con 40 camas, respiradores, monitores y bombas de infusión para recibir a pacientes graves o sospechosos de coronavirus.

De acuerdo con el coordinador Nacional de Voluntariado, Fernando Rivera, explicó que parte del equipo fue donado por Fundación Coca-Cola, artículos como cubrebocas, gafas, gel, alimentación para los voluntarios y la logística alrededor de las actividades.