Córdoba.- Ante el embate del crimen organizado y las amenazas en redes sociales contra la Fuerza Civil estatal, elementos se revelaron a sus mandos por dejarlos solos, sin descanso, sin alimentos, sin equipo táctico adecuado, vehículos, ni una estrategia definida, por lo que se quejan de que “son cazados” por el Cártel que conoce sus debilidades.

El exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares y su secretario de Seguridad, Jaime Téllez Marié, desmantelaron al agrupamiento, les redujeron el sueldo y no modernizaron el equipo ni renovaron las unidades, provocando una desbandada.

Creado como una fuerza élite de la Policía estatal, con personal entrenado, con sueldos decorosos en el inicio, durante el gobierno de Yunes Linares se desmanteló a la organización, que de contar cuando menos con 250 oficiales altamente entrenados en este momento quedaron menos de 70, porque los demás pidieron su baja para integrarse a otras agrupaciones en otros estados de la República.

El problema quedó reflejado, en que por dos o tres unidades de Fuerza Civil con dos o tres elementos cada una, los enfrentan una veintena de delincuentes que efectivamente “los están cazando”, bajo el argumento que protegen a Cárteles rivales.

El CJNG advirtió que van por los comandantes que protegen delincuentes, a quienes ubican por apodo, y la tropa no está dispuesta a pagar por lo que no consideran su culpa, ni sus actos de corrupción.