Orizaba.- Los problemas del mundo actual demandan respuestas serias y profundas no sólo en los ámbitos social y político sino en todos los contextos, que se basen en la ética y la moral, “esa sería una feliz solución, porque estamos en el ojo del huracán”, consideró el obispo emérito de Xalapa, Sergio Obeso Rivera.

Manifestó que el mayor desafío de la Iglesia Católica, si se le entiende como la comunidad, es vivir su fe y no es fácil “porque en su verdadera dimensión, no es una invitación a cruzarnos de brazos o a decir que estamos mal y vivir gritando que muchas cosas están mal, significa más bien actuar en el ámbito que nos toca”.

Dijo que lo verdaderamente profundo es que haya más honorabilidad, sinceridad, rectitud, “eso es lo que nos toca hacer”.

 

Matilde De los Santos 

El Buen Tono