Un equipo multidisciplinar de investigadores ha desarrollado un dispositivo que transforma laluz del sol, el dióxido de carbono (CO2) y elagua en combustible de carbono neutro, y lo hace, además, sin la ayuda de catalizadores o electricidad.

Este dispositivo autónomo e inalámbrico, desarrollado por científicos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), supone un avance significativo hacia la fotosíntesis artificial, el proceso que imita la capacidad de las plantas para convertir la luz solar en energía.

Y es que, recoger energía solar para convertir el dióxido de carbono en combustible es una prometedora forma de reducir las emisiones de carbono y acabar con la dependencia de los combustibles fósiles pero, hasta ahora, ningún método de fotosíntesis artificial había logrado crear energía renovable sin emplear catalizadores, que suelen ser caros y tóxicos.