Un grupo de astrónomos descubrió la existencia de 83 agujeros negros supermasivos (SMBH, por sus siglas en inglés), los cuales tienen su origen en el Universo primitivo.

Los investigadores detectaron, mediante el uso del Telescopio Subaru, en Japón, 83 quásares alimentados por SMBH en el Universo distante, desde una época en que el cosmos tenía menos del 10 por ciento de su edad actual.