Científicos de las universidades de Texas y Arizona descubrieron antiguas capas de hielo enterradas en la arena a una milla debajo del polo norte de Marte, las cuales podrían ser una de las reservas de agua más grandes del Planeta Rojo.

Las capas de hielo son un registro del clima pasado en Marte, por lo que el estudio de su geometría y composición ayudará a determinar si las condiciones climáticas fueron favorables para la vida.