En el número 17 de la calle Justo Sierra, debajo de una casa construida en 1870, se encontraron los cimientos de una casa virreinal construida poco después de la conquista sobre una edificación mexica.

Mano de obra indígena, bajo la dirección de los españoles, construyó esta casa que fue ocupada entre 1521 y 1620 por gente cercana a Hernán Cortés.

En las excavaciones de 3.60 metros de largo por 2 de ancho y 2.70 de profundidad, los arqueólogos encontraron una escalinata en buen estado, adosada a un muro de un metro de ancho.