En julio de 2016 fue descubierta en el deshielo del permafrost en los yacimientos de oro de Klondike, en el Yukón de Canadá, una antigua momia de cachorro de lobo y ahora, tras su análisis, los científicos han concluido que se trata de una hembra de siete semanas encerrada en el hielo durante 57 mil años.

Fue un minero quien halló a esta cachorra perfectamente conservada y llamada Zhùr (lobo en un lenguaje local), de la que los investigadores de la Universidad Des Moines (Estados Unidos) han podido obtener información sobre su edad, estilo de vida y relación con los lobos modernos; su descripción aparece en Current Biology.

“Es la momia de lobo más completa que se ha encontrado. Está básicamente 100 por ciento intacta, lo único que falta son sus ojos”, señala Julie Meachen, profesora asociada de anatomía en la Des Moines.