Investigadores del Imi Spallanzani de Roma (Italia) han aislado el nuevo coronavirus en las lágrimas de un paciente, comprobando que el virus también es activo y potencialmente infeccioso en las secreciones oculares de las personas afectadas por elCOVID-19, incluso cuando las muestras respiratorias dan negativo.

Publicado en la revista Annals of Internal Medicine, los expertos utilizaron un hisopo ocular a los tres días de hospitalización de un paciente infectado por el nuevo coornavirus y que, además, padecía conjuntivitis bilateral.