Por Mauricio Flores /  columnista

El extraño caso de un comisionado desaparecido

Con el desabasto del metotrexato no solo desapareció el suministro de medicamentos contra el cáncer en niños, también desapreció el titular de Cofepris, José Novelo Baeza: cedió la vocería del asunto a su empleada, Elvira Espinosa, titular de Autorización Sanitaria, quien muestra desconocimiento e improvisación, ya que asegura que cinco farmacéuticas tienen permisos de importación vigentes hasta el año 2020, siendo que de acuerdo con información pública hay ocho compañías con 13 registros para fabricar e importar el medicamento. La funcionaria de organismo regulador parece jugar con la salud y hace proyecciones porque dice que esas cinco farmacéuticas pueden producir más de 35 millones de unidades, entonces era mentira eso del desabasto mundial. En el caso de que hubiera inventario, ¿dónde hay más unidades en este momento?

Además la flamante comisionado Espinosa, dice que PiSA Farmacéutica no es el único proveedor y este medicamento se puede importar, ¿cuánto tiempo tardaría la importación y la fabricación porque le recuerdo que hay más de 80 mil trámites rezagados en la Cofepris. Hay algo más que deberían aclarar, la planta de Laboratorios PiSA no está cerrada, en estricto sentido hay una “suspensión de actividades” en donde se produce el metotrexato.

Deuda con Yucatán

El Senador Jorge Carlos Ramírez Marín puso el dedo en la llaga: mientras que todo el país está estancado al 0.0%, Yucatán tiene años creciendo al 4% anual, pero la Federación no lo aquilata desde hace sexenio, lo cual explica que por años no hubo inversión pública para gasoductos y generación eléctrica, que ahora se haya cancelado la Zona Económica Especial de Puerto Progreso sin que se le haya dado una alternativa a la entidad a cargo de Mauricio Vila y que mientras se reducen impuestos en las zonas fronterizas, la entidad carece de esos beneficios. Yucatán no puede quedar al margen más tiempo.

Carnal y camioneta

El chismes que corre por todo el poder judicial es que la magistrada y expresidenta del TEPJF, Janine Otálora, tiene trabajando en el Tribunal ni más ni menos que un hermano suyo, de nombre Rafael Jean Otálora Malassis, quien actualmente es secretario del Magistrado Regional en la Sala Toluca, Juan Carlos Silva Adaya, con un sueldo mensual bruto de $112, 527 pesos… o sea más que el presidente Andrés Manuel López Obrador. Por cierto, se dice también que cuando Otálora encabezó el tribunal se autoasigno una camionetota, de esas que ni Obama tiene.

Hosto hasta en la sopa

La empresa Hostotipaquillo de Abraham Baruch se quiere perfilar como la “favorita del sexenio”: no sólo es de las que mas contratos se agenció para la refinería de Dos Bocas a pesar de registrar sendos incumplimientos de obras con Pemex de Octavio Romero, sino que ahora, con todo y sus métodos poco ortodoxos -por decir lo menos- de ganar contratos públicos, busca construir la terminal “Contacto Dedo L” del AICM en alianza con Grupo Empresarial Garro. Si el equipo del subsecretario Carlos Morán es tan severo en sus análisis de concursos, Hostotipaquillo no tendría oportunidad de ganar ante empresas de seriedad probada.

mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano