Tokio.-La empresa de electricidad que opera la averiada planta atómica japonesa admitió este viernes que merece la mayor parte de la culpa por la crisis nuclear, en sus declaraciones más duras hasta la fecha sobre sus propias deficiencias.

Tokyo Electric Power Co. reconoció en un informe que no estaba preparada adecuadamente para resistir el poderoso terremoto y la subsecuente ola gigantesca que arrasaron el noreste de Japón en marzo del 2011.

Los desastres interrumpieron el suministro eléctrico en la planta atómica Fukushima Dai-ichi de TEPCO, lo que provocó la fusión de tres reactores. Las enormes fugas radiactivas contaminaron el aire, el agua y la tierra en los alrededores, lo que obligó a 160 mil personas a evacuar sus viviendas.

“Nuestra cultura de seguridad, capacidades y habilidad fueron insuficientes”, dijo el presidente de TEPCO, Naomi Hiroshe, en una conferencia de prensa. “Debemos admitir humildemente nuestro fracaso en prevenir el accidente, que deberíamos haber evitado usando nuestra sabiduría y recursos humanos para estar mejor preparados”.

 

 

agencias