Xalapa.- Después de haber emitido una recomendación a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), así como a la Fiscalía General del Estado (FGE), la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Namiko Matzumoto Benítez, denunció que ha sido víctima de actos intimidatorios.

La recomendación fue contra la tortura, castigos, tratamientos inhumanos o degradantes contra el exdirector de Servicios Periciales, Gilberto Aguirre Garza, detenido el 3 de abril de 2018 y recluido en Pacho Viejo.

Lo que dice la Presidenta de la CNDH coincide con la declaración pública que hizo en días pasado Luis Ángel Bravo Contreras, quien aseguró que en el minigobierno de Yunes Linares “el penal de Pacho Viejo era como casa de seguridad, que a base de torturas obtenían las confesiones con sus firmas; uno de los casos fue el de Gilberto Aguirre y Arturo Bermúdez, quienes me culparon”.

La Presidenta de  la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) asegura que esa recomendación se filtró días antes de que ellos la dieran a conocer. 

Dijo en conferencia de prensa que el 8 de mayo notificó a las autoridades de la SSP y la CEDH, y al quejoso el 9 de mayo, de que “nadie tuvo acceso a esa recomendación y hasta ayer por la noche (12 de mayo), en que se subió al portal de la Comisión, nadie tendría por qué tenerla. Nosotros una vez que la hicimos pública es que se hizo esta rueda de prensa para darlo a conocer”, indicó.

Aseguró que la investigación realizada por  la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la Investigación y Documentación Efectiva sobre Tortura, Castigos y Tratamientos Crueles, Inhumanos o Degradantes, mejor conocido como el Protocolo de Estambul, “El resultado fue positivo”.