Investigadores italianos han anunciado que, por primera vez, disponemos de pruebas de la presencia de agua líquida en Marte. Esta reserva, que está acumulada en un lago subterráneo bajo una capa de hielo de más de un kilómetro, ha sido descubierta gracias al radar Marsis, instalado en la sonda Mars Express de la Agencia Espacial Europea.

El descubrimiento concluye que en la región de Plamun Australe, localizada en el polo sur de Marte, el perfil que dibuja el radar es muy similar al de los grandes lagos de agua líquida encontrados en la Tierra bajo la Antártida y Groenlandia. Hasta ahora existían muchas pruebas indirectas de que alguna vez el Planeta Rojo estuvo cubierto por océanos, como, por ejemplo, la existencia de rocas que solo se forman en presencia de agua líquida.

¿Cómo se encontró el lago?

El hallazgo resuelve un debate de décadas sobre si el agua líquida estaba presente en Marte. La presencia de este elemento en su estado líquido fue planteada como hipótesis hace 30 años, pero hasta el uso de radares de baja frecuencia como los empleados por estos investigadores ha sido imposible de confirmar.

 El lago, según revela el estudio, se extiende durante 20 kilómetros de ancho. La detección se realizó utilizando el sistema Marsis, cuyas iniciales significan radar avanzado para el subsuelo y la ionosfera de Marte, instalado en la nave Mars Express. Marsis envía pulsos de radar capaces de penetrar la superficie y las capas de hielo del planeta, y luego mide cómo se propagan estas ondas de radio.

“Esta anomalía subsuperficial en Marte tiene propiedades que encajan con un agua rica en sedimentos”, ha explicado Roberto Orosei, investigador principal del estudio.

 

EL CONFIDENCIAL