Maltrata.- Cómo Neri David Ortiz Mejía, quien tenía 35 años y era originario de Honduras y avecindado en la localidad de Potrerillo, municipio de Ixtac, así fue identificado por sus familiares el cuerpo que fue hallado tirado a un costado del camino que conduce a la colonia Heriberto Jara Corona, la noche del pasado sábado. 

Fue el día de ayer que la esposa del finado se presentó en las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) para reconocer oficialmente los restos del hombre, quien se dedicaba al oficio de la albañilería y tenía varios días de haber desaparecido. 

LAS VERSIONES

Según los primeros reportes, Ortiz Mejía habría sido asesinado a golpes, aunque según la versión de algunos que localizaron su cadáver fue ultimado a balazos y abandonado a unos metros de dicho camino, amarrado de pies y manos con una cuerda y con los ojos vendados. 

Como se recordará el hallazgo del occiso se llevó a cabo alrededor de las 22:30 horas del sábado 11 de mayo, cuando habitantes de la Heriberto Jara observaron que el cuerpo del hombre yacía tirado a un lado del camino de terracería que lleva a la cabecera municipal, por lo que dieron parte a la Comandancia de Policía. 

Fueron los preventivos quienes acordonaron la escena hasta la llegada de la Fiscalía Regional, cuyo personal arribó poco después para llevar a cabo el levantamiento de los restos de Neri David Ortiz, los cuales fueron trasladados al Semefo de Orizaba, en donde finalmente el día de ayer fueron reclamados por sus deudos.