CÓRDOBA.- El delegado de Tránsito en Orizaba, Carlos Rivelino Votte Ochoa, dio a conocer que en los fines de semana no hay movilidad nocturna por lo que el número de accidentes por conducir en estado de ebriedad ha disminuido enormemente, en un día normal en esta cuarentena se llega a registrar uno solo por motivos diversos.

Sin proporcionar cifras, explicó que “la noche es tranquila, no hay movilidad nocturna, los fines de semana son tranquilos”, no obstante, se conoce que la gente convive en su casa; pero en la calle no se observa la circulación vehicular.

“Y no falta el que ya se encarreró y salga de su casa, que corra el riesgo de contagiarse y esto no lo podemos evitar, siempre está latente ese riesgo”, relató.

Dijo que de manera cotidiana, el número de accidentes sigue igual, es decir, que el promedio es de uno por día aproximadamente mientras que el promedio mensual varía entre los 14 y 18.

“En este tema interviene mucho el factor humano y no el exceso de vehículos en la calle; el hecho de no respetar el programa del uno por uno, manejar a una velocidad mayor de la permitida, no respetar un semáforo, es lo que está influyendo”, concluyó.