El regulador sanitario federal de EU, la Administración de Drogas y Alimentos, ha suspendido las pruebas de la vacuna INO-4800, desarrollada por la empresa Innovio Pharmaceuticals contra el coronavirus.

La oficina requirió más información, en particular sobre el dispositivo utilizado para administrar el material genético en las células, según Reuters informa este lunes.

Las pruebas ya estaban a punto de entrar en su fase final. La compañía asegura que la “suspensión clínica parcial” por parte de las autoridades no se debe a ningún efecto secundario de su producto, y que los ensayos deben continuar.