• En centro comercial
  • Realizan asamblea dominical desde hace 29 años y son ancla para las inversiones en Ciudad Mendoza
  • El representante del gremio, Hipólito Flores Alonso, destacó el papel que jugaron en la generación de empleos.
  • Los ex trabajadores ahora luchan por el bienestar de sus descendientes.

CD. Mendoza.- Con la esperanza de que que sus hijos y familiares sean beneficiados en 2021 con fuentes de empleo con la construcción de del centro comercial Santa Rosa, trabajadores despedidos en 1991 de la ex CIVSA, realizaron su tradicional asamblea dominical por 29 años consecutivos del movimiento obrero.
Con las medidas de seguridad sanitaria por la pandemia de COVID-19, convivieron con motivo de Fin de Año y celebraron ser el ancla, motivo y las causantes del desarrollo económico y la creación de empleos que se avizora en el municipio.
El líder del grupo, Hipólito Flores Alonso, destacó que la población no debe olvidar la lucha del sector que inició desde 1991, ya que si no hubieran accedido y negociado la compra-venta de la ex fábrica CIVSA, de la cual eran copropietarios, 26 años después no hubiera inversión, fuentes de trabajo y por lo tanto progreso en la economía.
Lamentó que actualmente sectores gubernamentales se adjudican el logro del arribo de inversionistas y pasan por alto que todo se originó desde hace tres años, cuando tras 26 años de lucha el grupo de obreros del 1991 acordó la venta del inmueble para que se aterrizaran los proyectos que están en pie.
“Lo que no se ha dicho es que los trabajadores del 91 fuimos los causantes de lo bueno que se estará dando en el municipio, como el desarrollo económico y la creación de fuentes de empleo; porque siendo propietarios del 98 por ciento de la ex CIVSA y tras varios años de lucha en la Junta de Conciliación y Arbitraje se acordó la venta a los empresarios y de ahí se deriva todo”, enfatizó.