• El presidente de los Estados Unidos salió ayer un momento del hospital en un auto.
  • Saluda desde un auto a las personas congregadas afuera del hospital; el presidente dio positivo desde el viernes pasado

Agencia

Washington.- La Casa Blanca enfrenta interrogantes sobre la coherencia y credibilidad de la información que da a conocer en relación con el estado de salud del presidente, Donald Trump, tras su hospitalización por Coronavirus.
Lo anterior a menos de un mes de las elecciones generales que tendrán lugar el próximo 3 de noviembre.
La infección por coronavirus del presidente, así como de varios aliados y colaboradores afectó a los más altos niveles del gobierno estadunidense.

Da un paseo
El presidente, Donald Trump, salió ayer del centro médico militar Walter Reed unos minutos para ver a las personas que se mantienen afuera del hospital donde se encuentra.
Con cubrebocas saludó a los pobladores durante unos minutos.
Los conocedores de la situación política de los Estados Unidos, aseguran que la credibilidad de Trump se ha visto aún más cuestionada durante la pandemia, la prueba más importante de su presidencia.
A menudo resta importancia al virus en público, aunque en febrero dijo en privado al periodista Bob Woodward que el COVID-19 era más mortal que la influenza.

Esperanza
El presidente podría ser dado de alta este día si mejora, anunció su equipo médico; en tanto que el mandatario aseguró que aprendió mucho con su enfermedad,
El equipo médico precisó que sus niveles de oxígeno habían bajado dos veces brevemente en los últimos días y que está siendo tratado con esteroides, pero dieron una evaluación optimista de la salud.
Desde que hablamos (el sábado), el presidente mejora. Como con cualquier enfermedad, hay frecuentes altibajos comentó el médico Sean Conley.