La explosión en un parque industrial en la ciudad de Yancheng resultó una de las más devastadoras de los últimos años en China, con  al menos 47 muertos, 640 lesionados, 32 de ellos en condición crítica y 58 con lesiones de seriedad, además de evacuados así como daños materiales y ambientales.

La explosión, que dejó un gran cráter, se registró la víspera en una planta en Yancheng, en la provincia de Jiangsu, en el este de China, causando severos daños materiales en unas 16 plantas vecinas dentro del parque industrial en que se alojan, mismas que se incendiaron.

La potencia de la explosión alcanzó unos tres kilómetros de distancia, causando daños a otros edificios, incluso algunos colapsaron con trabajadores en su interior, así como destrozos a casas residenciales cercanas y la evacuación de unas tres mil personas, entre trabajadores y ciudadanos.