Anápolis.- Camila Graciano tenía ocho meses de embarazo y, según diversos medios que cubrieron la noticia, se había cuidado del coronavirus con enorme disciplina. Sin embargo, a un mes del parto, la mujer embarazada contrajo Covid-19 durante un baby shower sorpresa y poco tiempo después murió víctima de la enfermedad.

Ocurrió en Anápolis, una ciudad en el centro de Brasil muy cercana a Brasilia, la capital. Con cifras tan alarmantes como 50 mil contagios diarios, 180 mil fallecidos y casi 6 millones de contagios totales, Brasil se ha convertido en el segundo país más diezmado por la pandemia, solo después de los Estados Unidos.

En el caso del país sudamericano, diversos especialistas atribuyen la expansión del coronavirus a la falta de medidas por parte del gobierno federal, que incluso criticó las medidas de los estados para frenar la pandemia. Ese es el contexto en que Camila Graciano vivió casi todo su embarazo.

Con 32 semanas de gestación, las compañeras de Camila Graciano, quien se desempeñaba como profesora, le organizaron un baby shower sorpresa, para celebrar el inminente nacimiento.

Pocos días después, una de las invitadas informó a los asistentes que había dado positivo a la prueba de coronavirus y que era asintomática en el momento de la fiesta sorpresa. Pasó muy poco tiempo entre el anuncio y el deterioro fulminante en la salud de Camila Graciano, quien tenía 31 años de edad.

Graciano presentaba previamente hipertensión y diabetes. Cuando acudió al hospital Santa Casa de Anápolis, fue atendida por un conjunto de médicos de varias especialidades y en los primeros días, a pesar de la disnea que la llevó a pedir atención médica, evolucionó favorablemente.

Sin embargo, según aclaró el hospital en un comunicado, Camila empeoró súbitamente hasta ingresar a terapia intensiva. Tras una cesárea dio a luz a una bebé que permanece en una unidad de cuidados neonatales.

Los familiares de Camila dijeron en entrevistas que, tras dar a luz, su estado mejoró tanto que los médicos empezaban a ser optimistas en su diagnóstico. Por desgracia, Graciano falleció en cuidados intensivos el sábado 22 de agosto.

La hija ochomesina de Camila Graciano se mantiene estable en una incubadora. Y, según los médicos que la atienden, respira por su cuenta, fuera de peligro.