Córdoba.-  Con el cráneo fracturado murió en los primeros minutos de la madrugada de ayer sábado, el supervisor de la empresa Temple que durante la noche del viernes recibió un balazo en la cabeza de arma de fuego calibre 38 súper, en la comunidad de Potrero Nuevo.

Ricardo Arroyo Amable, de 33 años, quien tenía su domicilio en la unidad habitacional Unión y Progreso, en Potrero Nuevo, murió debido a la pérdida de sangre luego de haber recibido el balazo, en la cabeza, aunado a la fractura de cráneo que sufrió al momento de los agresión.

Sobre la identidad de los dos presuntos delincuentes, se dijo que alrededor de las 22:45 de la noche de este viernes llegaron a la avenida Ejército Nacional y calle Tabasco, acercándose a Ricardo Arroyo a quien le dispararon a quemarropa lesionándolo de gravedad en la cabeza, durante los festejos de Semana Santa.

La gravedad de la lesión originó que el lesionados fuera trasladado a la clínica 8 del IMSS de la ciudad de Córdoba, mientras en el lugar de los hechos quedaba una mancha de sangre y el casquillo percutido de la bala que hizo blanco en la cabeza  provocándole traumatismo craneoencefálico.

Los hechos se registraron alrededor de las 22:45 horas, informaron policías municipales, y momentos más tarde arribaron elementos de Seguridad Pública del Estado a bordo de las unidades 1811 y 1395 para tomar conocimiento e iniciar con la búsqueda del Nissan Tsuru blanco, procediendo a revisar un automóvil que se encontraba cerca del lugar de los hechos y a sus ocupantes. 

Lamentablemente en los primeros minutos de la madrugada de este sábado dejó de existir, arribando al hospital personal de la agencia segunda del Ministerio Público, así como peritos en criminalística para tomar conocimiento e iniciar una inspección ocular.

El cuerpo de esta persona fue trasladado a conocida funeraria de la ciudad de Córdoba para que se realizaran los trámites necesarios y en su momento entregarlo a sus familiares.

 

Romeo Real PachÌn

El Buen Tono