Una variedad de garrapatas que portan la bacteria que causa la enfermedad mortal de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas (FMMR) tienen más del doble de probabilidades de cambiar su preferencia de alimentación de los perros a los humanos cuando las temperaturas aumentan, una señal de que el cambio climático podría expandir e intensificar los riesgos de enfermedades humanas, según un nuevo estudio presentado ese lunes en la Reunión Anual de la Sociedad Estadounidense de Medicina e Higiene Tropical (ASTMH).

“Nuestro trabajo indica que cuando hace calor, deberíamos estar mucho más atentos a las infecciones de FMMR en humanos -destaca Laura Backus, quien dirigió el estudio en la Facultad de Medicina Veterinaria Davis de la Universidad de California (UC -Davis)-. Descubrimos que cuando las temperaturas subieron de unos 23 a 38 grados, las garrapatas marrones de los perros que portan la enfermedad tenían 2.5 veces más probabilidades de preferir a los humanos a los perros”.

Los casos de FMMR y enfermedades relacionadas, conocidas colectivamente como rickettsiosis por fiebre maculosa, han aumentado drásticamente en los últimos 20 años. La enfermedad se puede tratar con antibióticos si se detecta en la primera semana de infección, pero una vez que la infección se afianza, la tasa de mortalidad de las víctimas puede superar el 20 por ciento.