CDMX.- A pesar de que el consumidor pagará el total del Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) a la gasolina a partir de la próxima semana, Hacienda informa que no subirá el costo final al usuario, por el precio de referencia internacional.

Sin embargo, lo que no dice, es que tampoco bajará como debería ocurrir de acuerdo al precio de referencia internacional, porque en lugar de seguir absorbiendo el IEPS para que el consumidor la compre más barata, se lo carga.

La gasolina bajó entre 10% y 15% su precio internacional, porque bajó el precio del petróleo, pero no lo aplican en México.

El impuesto a la Premium es de $3.88 y a la Magna es de $4.59 cantidad que si el gobierno lo absorbe como lo venía haciendo, aunque fuera parcialmente, podría costar más barata.

Es atípico que el petróleo baje su precio en invierno, porque la gente utiliza más combustible, lo que significa que es muy probable que suba antes de que termino el año o a principios de 2019 cuando hace más frío y habría que esperar si el gobierno volvería a absorber el IEPS.

Hacienda empezó a cargarle parcialmente al consumidor desde esta semana el impuesto, y a partir de hoy sábado, será el IEPS total el que ya no va a absorber.

“La reducción en el monto del estímulo al diésel y la gasolina magna que se observará en la semana que comienza el 26 de noviembre responde sólo a los cambios observados en el precio de sus referencias internacionales durante la semana que concluye”

“Es precisamente gracias a estos ajustes en el estímulo que los precios al público pueden continuar moviéndose de manera ordenada”, cita en un comunicado.

Forbes publica que el riesgo de que AMLO enfrente un gasolinazo de cuando menos el 10% porque ya el gobierno le cargará todo el impuesto al consumidor, lo obliga a evaluar si lo seguirá subsidiando.