Ya sabemos que Google parece saberlo todo sobre todos. Y en medio de la pandemia de coronavirus, la empresa ha decidido usar su seguimiento persistente de dónde van y qué hacen sus usuarios para el bien público.

En una publicación en su blog, el gigante tecnológico anunció el lanzamiento del proyecto COVID-19 Community Mobility Reports, un análisis interno de los datos de ubicación recopilados por teléfonos inteligentes para ayudar a los funcionarios de salud pública a comprender cómo han cambiado los movimientos de la población después de la introducción de medidas restrictivas como la cuarentena obligatoria.

Estos informes de movilidad comunitaria utilizan los datos de las personas que han optado por almacenar su historial de ubicaciones en Google y tienen como objetivo ilustrar el grado en que la gente ha seguido las instrucciones de los gobiernos para quedarse en casa en el último mes.