Potrero Nuevo.- Entre la vida y la muerte se debatía la madrugada de este sábado un supervisor de la empresa Temple luego de que durante la noche del viernes recibiera un balazo en la cabeza,  calibre 38 súper, de manos de dos sujetos desconocidos que escaparon en un automóvil Nissan de color blanco con vidrios polarizados.

Los hechos se registraron en la avenida Ejército Nacional con  calle Tabasco, a unos metros del salón de usos múltiples, lugar en donde se instaló una miniferia para festejar la Semana Santa y en donde se instalaron juegos mecánicos y se realizaba un conviviendo entre jóvenes y grandes.

Al lugar, se conoció, arribaron dos sujetos desconocidos, los cuales luego de sostener una fuerte discusión con Ricardo Arroyo Amable, de 33 años, quien se encontraba conviviendo y bailando, le pegaron un  balazo en la cabeza de arma de fuego calibre 38 súper.

La gravedad de la lesión originó que el lesionado fuera trasladado a la clínica 8 del IMSS de la ciudad de Córdoba, mientras en el lugar de los hechos quedaba una mancha de sangre y el casquillo percutido de la bala que hizo blanco en la cabeza provocándole traumatismo craneoencefálico.

Los hechos se registraron alrededor de las 22:45 horas, informaron policías municipales, y momentos más tarde arribaron elementos de Seguridad Pública del Estado a bordo de las unidades 1811 y 1395 para tomar conocimiento e iniciar con la búsqueda del Nissan Tsuru blanco, procediendo a  revisar un automóvil que se encontraba cerca del lugar de los hechos y a sus ocupantes. 

 

Romeo Real Pachín

EL BUEN TONO