La Procuraduría General de Justicia (PGJ) rastrea a un grupo de mujeres que utiliza la conocida aplicación Tinder, para conocer hombres y robarles fuertes cantidades de dinero.