Superiberia

Yanga.- Una mujer dedicada al comercio y venta de artesanías, mantiene una huelga de hambre frente al Palacio Municipal, luego de que ella junto con otro comerciante fueron víctimas de abuso de autoridad, robo y el hombre de tortura por parte la Policía Municipal, a los cuales denunciara en las próximas horas.
Los hechos se registraron durante la tarde del domingo, luego de que una mujer llevando únicamente cartulinas pegadas a su cuerpo, se postró frente al palacio municipal, para acusar y señalar directamente los abusos en su agravio así como de otro comerciante al cual habrían detenido presuntamente tomado y bajo los efectos de sustancias tóxicas, los elementos de la Policía Municipal así como de su comandante, siendo estos señalados también de torturas y amenazas.
Cabe mencionar que en las cartulinas refería sobre los abusos cometidos por dos elementos, en contra de un artesano al que habían detenido ebrio y al momento de que trato de defenderse esquivando los golpes, fue sometido hasta ser encarcelado.
A través de unos audios que circulan en diferentes grupos de WhatsApp, la mujer acusa a las autoridades municipales que encabeza Polo Crivelli y a su representante legal del ayuntamiento por todo lo que le pueda suceder, aunque señaló no tener miedo a las represalias, por el cual se dijo inicia una huelga de hambre en los pasillos del Palacio Municipal.
A través de los audios, la mujer manifiesta que el joven detenido, fue golpeado durante una noche del sábado y madrugada del domingo por la policía, lo cual se pudo constatar pues presentaba huellas de tortura, estaba detenido en la celda preventiva, sin agua y sin alimento.
La mujer de la que se omitió su nombre, por razones obvias y que se encuentra en palacio, dijo también haber sido víctima de robo y de extorsión, pues dijo le pidieron 9 mil pesos y que solo les pudo dar 7 mil, a quien también acusó de secuestradores.
De igual manera, señaló que los uniformados también se quedaron con unas pulseras, por el cual señala el robo y del abuso de autoridad.
Sin importarle morir de hambre o sufrir alguna enfermedad, la mujer permanece en huelga de hambre desde la mañana del domingo, en espera de que el alcalde Polo Crivelli la atienda y posteriormente los policías que le robaron su mercancía así como los siete mil pesos que le fueron quitados le sean devueltos, ya que también presentara en las próximas horas la denuncia correspondiente ante la Fiscalía Regional por los delitos de abusó de autoridad, robo y lo que les resulte a los elementos policíacos.

Vecino