De 2015 a 2018, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) compró medicinas por más de 526 millones de pesos a Marzam, empresa farmacéutica que aumentó significativamente sus ventas en dicho periodo y cuyo propietario es Luis Doporto Alejandre, hijo de Héctor Doporto Ramírez, integrante del Consejo Técnico del IMSS, órgano que tiene injerencia en las licitaciones y entrega de contratos.

Una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) revela cómo la empresa Marzam se vio beneficiada a pesar de que autoridades la tenían bajo la lupa porque, en el cambio de dueños, Luis Doporto recibió dinero, por alguien cercano a uno de sus competidores, María Matarazzo, esposa de Pablo Escandón, dueño de Nadro otro de los grandes distribuidores de medicamentos.

De acuerdo con MCCI el Consejo Técnico del IMSS otorgó los contratos a Marzam, al mismo tiempo que la entonces Procuraduría General de la República (PGR) y la Procuraduría Fiscal, investigaban a la compañía por los delitos financieros, sin que esto fuera un impedimento.