Washington.- La luz solar puede destruir al nuevo coronavirus (COVID-19) y no soporta altas temperaturas y alta humedad, según un informe del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés).

¿La luz solar puede destruir al COVID-19?  

Según los investigadores del Departamento de Seguridad Nacional, advierten que de ninguna manera los resultados de los experimentos aseguran que eliminará, o incluso disminuirá, los nuevos casos de coronavirus.

Los resultados de los investigadores arrojan que el coronavirus es menos resistente en condiciones de mayor temperatura y humedad, sin embargo, hacen falta pruebas adicionales.

Los experimentos fueron realizados por el Centro Nacional de Análisis y Contramedidas de Biodefensa de Estados Unidos, en partículas virales suspendidas en saliva y descubrieron que la luz solar simulada mató rápidamente al virus del COVID-19, además las pruebas se realizaron en entornos controlados y destinados a imitar diversas condiciones climáticas.

De acuerdo con el DHS (Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos), las pruebas probaron cuánto tiempo puede sobrevivir el coronavirus expuesto en una gota de saliva de una tos o estornudo en superficies con acero inoxidable bajo condiciones relacionadas con la temperatura, la humedad y la luz solar.

Los resultados apuntan que los rayos UV en la luz solar mata al virus, ya que rompe el ADN en fragmentos, de acuerdo con Arthur Anderson, ex director de la Oficina de Uso y Ética Humana del Instituto de Investigación Médica del Ejército de los Estados Unidos de Enfermedades Infecciosas en Fort Detrick, Maryland.

Por último, los investigadores aseguran que hace falta experimentar con técnicas de baja tecnología como el uso de ollas de acero inoxidable, vaporizadores de ropa y ollas a presión eléctricas para la esterilización de equipos de protección.

¿El COVID-19 puede afectar la actividad cerebral?

Un estudio publicado en la revista de la Asociación Médica Estadounidense indica que el 36% de un grupo de 214 pacientes chinos observados por médicos tuvieron síntomas neurológicos como la pérdida de olfato, neuralgias, convulsiones y accidentes cerebrovasculares, derivados del COVID-19.

En tanto, New England Journal of Medicine, la revista médica estadounidense más prestigiosa, señala que médicos franceses estudiaron a 58 pacientes con coronavirus y comprobaron que la mitad de ellos estaban desorientados o agitados.