Córdoba, Ver.- Deprimido por haber sido deportado de los Estados Unidos, un joven de 26 años de edad, ingirió veneno para ratas cuando se encontraba el interior de su domicilio ubicado en la unidad habitacional San José de Abajo, lo cual movilizó a paramédicos de la Cruz Roja que le dieron atención médica y posteriormente fue trasladado al Hospital General de Córdoba para realizarle un lavado gastro intestinal.