México, D.F.- La iniciativa de reforma en materia de telecomunicaciones, aprobada en la Cámara de Diputados y enviada al Senado, excluyó a las comunidades indígenas por ser ‘fuente de subversión’ y está orientada a reglamentar cuestiones de mercado y competencia más que fomentar la participación ciudadana, criticó  el especialista Javier Esteinou.

“¿Por qué considerar a los grupos indígenas fuente de subversión y a los sectores comerciales monopólicos como no fuente de subversión? Todos los ciudadanos deben tener los mismos derechos y opciones, siempre y cuando se cumpla con los requisitos de la ley”, dijo al diario La Jornada.

 Consideró que la forma en que se encuentra establecida la minuta “reduce las posibilidades de que la población obtenga información acertada sobre la realidad.