Ha comprobado un grupo de investigadores de Estados Unidos y de China que los océanos se calientan más rápidamente de lo que se había calculado hasta ahora, batiéndose el año pasado un récord en este sentido, lo que aseguran, daña la vida marina, informa la revista científica Science.

El equipo científico, que utilizó una red internacional compuesta por 3 mil 900 flotadores desplegados desde el año 2000 por los distintos océanos, constató que la temperatura oceánica en 2018 fue la más alta desde 1971, lo que contradice la última estimación ofrecida por las Naciones Unidas en 2013, que calculó tasas de absorción de calor más lentas.