La Navidad
  • planta nucleoeléctrica

XALAPA.- El físico Bernardo Salas Mar, quien la semana pasada informó a medios de comunicación que en la planta nucleoeléctrica de Laguna Verde estuvo cerca de registrarse en octubre un grave accidente que puso a la central nuclear en riesgo naranja, afirmó que tal percance sí estuvo a punto de ocurrir el 3 de septiembre a las 17:20 horas, cuando los directivos de la Central Nuclear “bajo instrucciones y presiones del actual gerente de Centrales Nucleoeléctricas, Héctor Sergio López Villarreal, deliberadamente pusieron el Reactor Nuclear número Uno en Riesgo Naranja, lo que implica mantener la unidad en una condición no conservadora, al autorizar una maniobra sin contar con los sistemas de respaldo pues se encontraban fuera de servicio por mantenimiento”.
El ex trabajador de Laguna Verde respondió así a la carta de desmentido a sus declaraciones que el pasado lunes 9 de noviembre difundió la Coordinación de Comunicación Social de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y retó al gerente de la central nuclear a un debate público para aportar pruebas, cada quien, de sus dichos.
Mostró una serie de reportes a los que llamó documentos oficiales, obtenidos de parte de trabajadores de la planta, quienes están inconformes con las acciones del gerente de Centrales Nucleares.